¿Estaré alimentando correctamente a mi gato?


En los tiempos que corren nos vemos bombardeados de información y publicidad. Muchas veces nos perdemos entre tanto dato y terminamos tomando la decisión más fácil, siguiendo lo que nuestro cerebro recuerda primero. ¿Cuántos de nosotros hemos abierto una lata de pescado para nuestro gato, o le dimos un plato de leche, porque se acabó el pellet? ¿O acabamos de rescatar un gatito de abajo de un auto y no sabemos qué darle? Pues bien, aquí van una guía para que nunca más sea esto lo primero que se venga a la mente.

Comencemos por el principio: el gato es un carnívoro (fácil, eso no se olvida)… ¿y qué comen los carnívoros?… ¡bien! (son de mente rápida)… Así es, lo más simple en una emergencia, a falta de tiendas cerca o cuando todo está cerrado, o cuando se les acabó el pellet un domingo en la noche es CARNE DE POLLO. Sirve para gatos de cualquier edad, de cualquier condición inmunológica, enfermos de cualquier cosa, es decir, para todo gato (excepto que sea alérgico al pollo, ¡pero cómo vamos a tener tan mala suerte!). Hay que dárselo hervido en agua, sin sal y con piel, con hueso, con cartílago… con todo, como si estuviera recién cazado, sólo que cocido.

Salgamos ahora de las excepciones y las urgencias. ¿Con qué debo alimentar a mi gato cotidianamente? Está demostrado científicamente, que los gatos que consumen dietas mixtas, es decir, pellet por una parte y alimento húmedo por otra, viven más tiempo que aquellos que consumen sólo una de las dos. Por ejemplo, es una buena política dar de desayuno o de cena media lata de alimento húmedo por día o bien, el equivalente en pollo, carne de vacuno, de cerdo, de cordero, de conejo, de pavo o de pescado VERDADERO (NO ATÚN NI JUREL EN TARRO, POR SUS ALTOS NIVELES DE SODIO) Sirve la carne en general de cualquier animal ¿Por qué?: porque el gato es un carnívoro. El resto del día, pueden dejarle su plato con pellet servido, o bien utilizar métodos entretenidos para que puedan sacar los pellet de una caja, una esfera o algún juguete diseñado para ello, eso estimulará sus instintos y evitará que tengamos un “cojín” aburrido.

Si debemos elegir qué pellet comprar, ya que son cientos las alternativas que nos ofrece el mercado, un tip muy fácil para quienes son más despiertos y gustan leer las etiquetas de los envases: toda buena comida tiene pollo como primer o segundo ingrediente en el listado (no vale si es el quinto o sexto y maíz o arroz como primero). Ya convinimos que se trata de un carnívoro y no un herbívoro.

¿Dónde encuentro buenos alimentos?: en clínicas veterinarias y tiendas de mascotas (pets). Los supermercados sólo traen alimento de distribución masiva y, por lo tanto, no se fijan en la calidad de sus productos, porque su objetivo no es la salud de tu mascota, si no vender productos en general.

Por último, si tu gato tiene necesidades especiales, siempre debes guiarte por las indicaciones de tu médico veterinario, pues sabrá mejor que nadie, qué puede y qué no puede comer tu gato, especialmente si tienes un gato con tendencia a la obesidad, porque un gato gordo no es un gato sano, así como ya sabemos que ningún niño gordo es un niño sano.

Dra. Vanesa Triviño
MV especialista en Medicina Felina
Universidad de Chile